Proceso de diseño constructivo de la Terminal 4 de Barajas

Con el nombre de Nueva Área Terminal (N.A.T.) o, más comúnmente, Terminal T4, el proyecto de ampliación convirtió Madrid-Barajas en el tercer aeropuerto europeo y décimo del mundo por su capacidad de 70 millones de pasajeros anuales. La inauguración, en febrero de 2006, puso fin a un largo y complejo proceso que comienza en 1997 con la adjudicación del proyecto al equipo Rogers-Lamela, y cuya construcción se inicia con la colocación de la primera piedra en junio de 2000.

Sigue leyendo

La ciudad autosuficiente. Habitar en la sociedad de la información (RBA Editores, 2012)

Bajo este título se ha publicado el pasado año un libro que recopila y expone las ideas de su autor, el arquitecto y urbanista Vicente Guallart, sobre los cambios que deberían experimentar nuestras ciudades para superar la problemática energética y ecológica actual, creando además un nuevo modelo de sociedad.

Sigue leyendo

Tendencias presentes en la arquitectura española. Spainlab 2012

En un pabellón de muros ciegos de ladrillo, con un único acceso coronado por el símbolo del “ojo-lámpara” del Guernica, España se presentó a la última Bienal de Venecia con siete espacios expositivos de otros tantos estudios de arquitectura españoles. Bajo el título SpainLab 2012 se mostraba un panorama heterogéneo y diverso, un laboratorio de ideas que concede tanta importancia o más al proceso de trabajo que a la realidad construida.

El siguiente fue el vídeo de presentación de la delegación española. Acompañado por la música y letra de Joan Manuel Serrat: “Cada loco con su tema”, el vídeo recopila imágenes de la exposición, del proceso de montaje y del día a día de los estudios y sus obras.

Sigue leyendo

Common Ground. Reflexiones tras la Bienal de Venecia 2012

“Common ground” fue el tema escogido para la última edición de la Bienal de Venecia celebrada entre agosto y noviembre de 2012. Desde su interpretación literal estos “territorios comunes” pretendían alejar la arquitectura de su dimensión interior para hacer hincapié en el espacio público, el territorio urbano o la esfera social.

Pero más allá de la connotación física, según su director, David Chipperfield, este terreno común implicaba una alusión a la Arquitectura como disciplina integral, que comparte inquietudes y problemas, fomentando además diálogos y encuentros entre profesionales que no trabajan ya de forma local, sino en un contexto global y absolutamente internacionalizado.

Exhibición internacional

63 proyectos y más de 100 profesionales conformaron la exposición central de la Bienal. En un momento de crisis, donde es necesario replantearse el rumbo de la profesión, la cuestión social fue, sin duda, la gran protagonista.

El colectivo Urban Think Tank fue el premiado en esta sección con el León de Oro. Reactivación de edificios, rehabilitación de entornos degradados y activismo social son sus principales señas de identidad. Su exposición “Torre David, Gran Horizonte” retrataba la vida cotidiana en la Torre Confinanzas, rascacielos de 45 plantas del centro de Caracas, abandonado y ocupado ilegalmente tras paralizarse su construcción. 750 familias marginadas adaptaron el edificio a sus necesidades, configurando una nueva estructura social, de barrio vertical, que incluye incluso pequeños comercios o restaurantes.

Entre los arquitectos consagrados, Norman Foster ofrecía una interesante visión exponiendo dibujos y maquetas de su torre de oficinas HSBC en Hong Kong junto a imágenes y vídeos de Marisa Jara. Su proyecto “Female open space invaders” muestra la situación de las inmigrantes filipinas, mujeres que en su tiempo libre se reúnen ocupando y transformando el espacio público del distrito financiero.

Rem Koolhaas se desmarcó ofreciendo una exposición que recogía una serie de obras proyectadas entre los años 50 y 70 por funcionarios de obras públicas en toda Europa. Con sentido crítico, y cierta dosis de ironía, la exposición pretendía mostrar una época en que los ideales sociales se anteponían a las leyes del mercado, y donde la arquitectura era ajena a la exhibición individual del autor.

Pabellones nacionales

Entre las exposiciones nacionales el León de Oro fue concedido al pabellón de Japón. Comisariado por Toyo Ito y bajo el título “Architecture. Possible here? Home-for-all” el pabellón se centró en el proceso de reconstrucción de las poblaciones devastadas por el tsunami. “Home-for-all” tenía como objetivo crear centros públicos de reunión y lugares para el fomento de la vida social entre los antiguos habitantes de la región. A modo de reflexión la exposición planteaba interrogantes como el sentido primario de la arquitectura, el arraigo hacia un territorio o la cooperación social en las distintas fases del proyecto y su construcción.

También obtuvo mención de honor la delegación rusa. Bajo el título “i-citi, i-land” las ciudades tecnológicas fueron el hilo argumental de una exposición que comenzaba con las antiguas ciudades secretas de la URSS y finalizaba con el proyecto del Centro de Innovación Skolkovo. Además de su novedosa presentación interactiva, el pabellón interpreta el “Common Ground” como una nueva etapa en la que arquitectos de todo el mundo intervienen en el proyecto, y donde la información del mismo está disponible para cualquier persona. La exposición también tiene una enorme presencia visual, con un espacio que pretende erigirse como templo de la nueva Era de la Información.

Dos propuestas arquitectónicas muy diferentes y distintas interpretaciones del concepto social: Pabellón de Japón y Pabellón de Rusia