Cómo asegurar el alquiler de una vivienda. Consejos para propietarios

El papel de los seguros de alquiler para proteger a los propietarios. Coberturas de impago y desperfectos de inmuebles

Los propietarios de una vivienda que desean ponerla en alquiler lo que quieren son garantías a la hora de cobrar las cuotas mensuales y también que los inquilinos cuiden el inmueble de una manera adecuada. Quizá son los aspectos que más preocupan al arrendador. Pero lo cierto es que para conseguir esas garantías es imprescindible ponerse en contacto con un profesional experto en el mercado inmobiliario y más concretamente en el mercado de alquiler de viviendas o locales comerciales.Esta situación ha estado durante demasiado tiempo desprovista de garantías con una legislación poco propicia para quien pone su piso a disposición para el alquiler, si bien es cierto que la legislación sobre alquiler ha cambiado algo a mejor en los últimos tiempos no está de más contar con una empresa que te aconseje y asegure la vivienda en lo que se viene a llamar un alquiler seguro.

Empresas de gestión de alquileres, con décadas de experiencia en el sector, conocen  perfectamente los principales temores de los propietarios a la hora de arrendar sus viviendas, no solo porque cada vez son más habituales los casos en que el inquilino deja de pagar su renta, sino también por los daños intencionados que suceden, por desgracia, con mucha frecuencia en los inmuebles alquilados.

Para hacer frente a este tipo de problemas, muchas compañías de seguros ofrecen coberturas para proteger a los propietarios sobre el impago de alquileres o por posibles desperfectos del inmueble por parte del inquilino. Mediante la intermediación de la agencia inmobiliaria y el seguro contratado por impago, el arrendador puede estar seguro que resolverá cualquier conflicto que se pudiera producir durante la vida del contrato de alquiler, ya que contará con la experiencia de los mejores abogados y especialistas en la protección del hogar.

Compañías aseguradoras líderes

Dentro de las mejores aseguradoras del mercado podemos encontrar a Mapfre, Arag y Das, que ofrecen importantes coberturas al arrendador para que en ningún momento se sienta desasistido en caso de cualquier contratiempo con su inquilino. Si hubiera algún impago en el alquiler, mediante la intermediación de la compañía de seguros, el propietario tiene garantizado el pago de hasta doce cuotas mensuales hasta la resolución del conflicto.

Las agencias de alquiler seguro también garantizan una indemnización en caso de actos vandálicos provocados por el individuo y una defensa jurídica completa en caso de conflicto judicial derivado del contrato. En este punto se incluyen diferentes servicios para el propietario como un servicio telefónico de asesoramiento jurídico, cualquier actuación necesaria en defensa penal, incluido el desahucio y, en definitiva, todo lo que sea necesario para defender los intereses del arrendador del inmueble en caso de conflicto con su inquilino.

Aparte de estas ventajas, el propietario también cuenta con otro tipo de coberturas como la reparación urgente de cualquier desperfecto en el inmueble con la actuación inmediata de los profesionales necesarios para arreglar cualquier avería.

Para alquilar, mejor con un profesional

Sin duda, para conseguir un alquiler seguro no es recomendable en absoluto alquilar el inmueble directamente con el inquilino. La presencia de un profesional experimentado a la hora de redactar el contrato, seleccionar al inquilino y resolver cualquier controversia con el arrendatario, es esencial hoy en día para tener un mínimo de coberturas en caso de impago o destrozo de la vivienda.