Cómo cambiar el suelo sin hacer obras

5 (100%) 2 votes

Hacer reformas en casa, bien sea porque nos hemos mudado a un nuevo hogar o al que será el primero, o bien porque deseamos dar a la casa que ya tenemos aires de renovación y cambio, lo cierto es que siempre resulta engorroso. Afortunadamente, cada vez existen más mecanismos enfocados a facilitar este tipo de tareas, y muchos especialistas del sector han sido capaces de ver y entender el problema, haciendo que algo tan importante como cambiar un suelo, sea una tarea mucho más llevadera y menos compleja.

Los nuevos materiales, como son las losetas o las lamas, o los nuevos tipos de fijación de suelo, entre los que se encuentra por ejemplo el adhesivo, permiten que el suelo de una casa pueda cambiarse de forma relativamente sencilla y limpia. De esta forma podemos evitar situaciones tan incómodas y complicadas como era la de tener que levantar todo el suelo anterior, que se producía siempre y hasta hace bien poco cuando se hacía una obra.

 

Tipos de suelo que te harán la vida más fácil

Dependiendo del estilo del que queramos dotar a nuestro hogar podremos instalar un tipo de suelo u otro, en base a aspectos como su durabilidad o su estética y confort. Afortunadamente, casi todos los modelos disponibles cuentan con mejoras en los sistemas de instalación y montaje y aquí os ofrecemos algunos ejemplos.

  • Suelos de vinilo. A la mayor capacidad de resistencia que tiene el suelo vinílico frente a otros tipos de suelo, se suma otro aspecto tan importante como es su capacidad aislante, lo que puede reducir los ruidos en nuestro hogar de manera considerable. Su precio también es muy asequible, y en la actualidad puede ser capaz de imitar con muy buena calidad otro tipo de materiales como la madera.
  • Suelos cerámicos. Los suelos cerámicos son el tipo de suelo más rápido de instalar, sobre todo desde que la empresa Butech desarrollara el sistema denominado Cli-ker que permite, como su propio nombre indica, una rapidísima instalación con tan solo un simple clic en el suelo. Además, el suelo cerámico en seco ya ni siquiera precisa de adhesivos, pues puede instalarse con tan solo utilizar de base una matriz de plástico.
  • Microcementos o micromorteros. Estos dos nombres son los dados por los fabricantes al más conocido como suelo o revestimiento de cemento, un material que aporta poquísima grosura y que se adhiere con muchísima facilidad a un montón de materiales diversos previos, como el azulejo, el hormigón el mármol…Se trata además de un material multifuncional, ya que puede servir también para otro tipo de superficies, como una pared, una encimera o una piscina con la misma eficiencia. Y, por si fuera poco, este material cada vez presenta un aspecto más pulido, fino y elegante, lo que lo convierte en ideal para darle a un hogar, donde haya muchos niños o mascotas, resistencia y durabilidad sin tener que renunciar a la estética.
  • Tarimas de parquet. Es el estilo de suelo quizá más tradicional, pero su sistema de instalación también se ha ido adaptando poco a poco a los nuevos tiempos. De esta forma, la llamada tarima flotante ahora puede ser instalada de forma sencilla tan solo utilizando una lámina de tipo plástico como aislante entre base y suelo. El sistema de montaje también es de tipo clic, pero en este caso sí que es preciso atender a otros detalles como la eliminación del posible rodapié preexistente o el nivel de las puertas, ya que con la instalación de la tarima flotante tiende a engrosarse y elevarse el suelo, con lo que de no tenerse esto en cuenta podría haber problemas de rasante una vez instalado.
  • Suelos de linóleo. El linóleo es, probablemente, uno de los materiales más ecológicos que podamos utilizar, ya que se compone de materiales naturales como el yute, la harina elaborada a partir de la madera o el aceite de linaza. Esto quiere decir que el linóleo es un material biodegradable y, además, hoy en día se fabrica en losetas también, lo que permite que su fijación al suelo sea rápida y sencilla con tan suelo un clic y con un resultado muy elegante y duradero.

tipos de suelo para pisos