Ideas para espacios pequeños

Rate this post

 

Tener una casa de revista se asocia muchas veces a tener amplios espacios, lo que en pocas ocasiones se traduce en una realidad, y especialmente en las grandes ciudades. Cierto es que los medios de comunicación, ya sea en forma de revista o en forma de populares programas de televisión relacionados con las reformas y la decoración, suelen contribuir en buena medida a prolongar este mito, pero lo cierto es que el estilo y la imaginación nada tienen que ver con la cantidad de metros cuadrados de los que se disponga.

Existen multitud de trucos y tips para decorar espacios pequeños y darle a un piso de escasos metros cuadrados el estilo y las características adecuadas para que parezca lo más grande posible y en este artículo te invitamos a descubrirlos.

 

Claves para lograr amplitud y ganar metros en un piso pequeño

  • La distribución es la clave: Se da con frecuencia el hecho de que un espacio parezca más pequeño de lo que es por la forma en la que están colocados los muebles y el tamaño que tienen. En este mismo sentido una casa grande puede parecer también pequeña si se encuentra demasiado abarrotada de elementos que obstruyan el paso y resten luz a las estancias. Por ello es preciso pensar muy bien, antes de equipar un piso pequeño, en cuáles son los muebles que realmente se necesitan, cuál es el espacio del que verdaderamente se dispone, y el estilo que más se adecúa a la personalidad y al día a día de sus habitantes. Los regalos o las herencias pueden suponer un problema a la hora de tener un piso pequeño cómodo y práctico, motivo por el cual es necesario ser consecuente, tener claras las prioridades y eliminar todo aquello que no tenga una función específica.
  • Muebles ligeros y a medida: Un piso pequeño no necesariamente requiere que se tengan pocos muebles u objetos, ya que de lo que se trata es de saber muy bien qué es lo que se necesita y evitar trastos innecesarios. Los colores blancos y las transparencias pueden ser muy útiles para dar ligereza a los muebles, sobre todo a los más grandes, como por ejemplo el mueble del salón o la mesa de comedor. Los muebles por módulos, o la posibilidad de encargarlos a medida cuando sea posible, pueden ser lo más adecuado para no tener que renunciar a ningún mueble concreto por falta de espacio. Y es que el equilibrio, la geometría bien aplicada y el estilo minimalista, son las claves fundamentales para lograr que un espacio pequeño se convierta en un lugar de diez, como salido de una revista profesional.
  • Mejor sin paredes: Estamos acostumbrados a que un piso esté completamente compartimentado, con paredes que delimiten de forma muy definida cuál es el salón de la casa, la cocina o cada una de las habitaciones. Sin embargo, la ausencia de paredes (muy aceptada en lugares como EE.UU a la hora de construir y diseñar) puede ser algo muy positivo para convertir un espacio pequeño y opresivo en un lugar diáfano y relajante. Unir la cocina al salón será, en este sentido, una de las jugadas más acertadas para incrementar la sensación visual de espacio y hacerlo mucho más funcional.
  • Hágase la luz: La claridad acrecienta la sensación de amplitud y de tranquilidad, lo cual es fundamental para que un espacio pequeño no se vea recargado y pueda dar la impresión de ser más grande. Por eso es muy importante, con especial incidencia en los pisos pequeños, que la luz natural provenga de cuantos más puntos mejor, y gracias también a textiles claros que dejen pasar la luz. Cuando la luz natural no sea posible, los alógenos (que aportan sensación de altura) o puntos de iluminación eficaces en forma de lámparas (evitando las de pie que restan más metros al espacio) serán fundamentales, así como la posibilidad de incluir paredes y bloques de vidrio en zonas cuyo paso de la luz esté bloqueado, como puede ser un pasillo.
  • Neutros para dar amplitud: Por lo general la aplicación de tonos claros y neutros es necesaria cuando lo que se busca es dar amplitud a un espacio y sensación de mayores metros cuadrados. La regla mágica del color debe aplicarse, cuando se trate de lograr que todo parezca más grande, a casi todo tipo de formas y objetos, es decir, que puede aplicarse tanto a los muebles como a las paredes y los textiles. Eso sí, si no se quiere que todo luzca sin alma y con un aire demasiado aséptico, hay que utilizar los colores con cabeza y dejar el blanco para las paredes y algún que otro mueble, y apostar por el color en los complementos, como por ejemplo los cojines o los cuadros para la pared.

cómo tener amplitud en pisos pequeños