Construcción, arquitectura, y reforma

Lofts para trabajar y vivir

Durante mucho tiempo se consideró que vivir en un loft era un recurso para gente bohemia relacionado con el mundo del arte. Hoy en día, no sólo ha cambiado el tipo de personas que habitan este tipo de espacios (ahora mucho más variopinta), sino que además el loft ha cambiado en cuanto a su concepción se refiere.

El loft hace referencia en sus orígenes a un espacio reconvertido a partir de plantas industriales o espacios diáfanos anteriormente dedicados a uso como oficinas. Lo que los distinguía del resto de viviendas al uso era la ausencia de paredes, la amplitud de las estancias y la altura de los techos y ventanales. En realidad todo lo bucólico que puede tener vivir en uno de aquellos lofts desaparece en el momento en que no hay dinero para hacer una gran reforma e instalar un buen sistema de calefacción por citar algún ejemplo, digamos que en las películas no se aprecia ni el frío ni la necesidad de contratar a un limpiacristales para llegar a lo más alto de los ventanales.

Escritorio de trabajo en un loft

En la actualidad, al menos en lo que se refiere a Madrid, podemos encontrar dos tipologías de lofts, los clásicos y reconvertidos a partir de antiguas oficinas en entornos industriales y un nuevo concepto de loft determinado por promociones de nueva construcción. Estas nuevas construcciones, a su vez, pueden estar enfocadas a diferentes usos, en unos casos como vivienda, y en otros casos como oficinas y despachos profesionales. En algunas promociones, incluso en las enfocadas al uso como oficina, no se ha escatimado en recursos para dotar al complejo de lofts con las últimas comodidades para sus usuarios como puede ser un gimnasio, pista de paddel o incluso una piscina o Spa. Lo que siempre diferencia a unos y otros casos respecto a la construcción de pisos tradicionales es lo mismo, la altura de los techos, la ausencia de tabiques y la gran luminosidad de sus estancias aportada por grandes ventanales.

Y después de toda esta parrafada, si me planteo comprar o alquilar un loft, ¿encuentro alguna ventaja?, pues como respondería un Gallego de pro, depende. Depende del uso que le quieras dar y del tipo de Loft. Lo más importante a la hora de hacerse con este tipo de espacios es determinar si queremos compartimentarlo. En realidad, un loft no se diferencia mucho de una planta de un gran edificio dedicado a la oficina, puede ser exactamente lo mismo, parece que lo que distingue a un loft de estas otras superficies radica en darle un toque de diseño más vanguardista, pero por lo demás, la funcionalidad es la misma.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.