Opciones de suelo para diseños exteriores

5 (100%) 2 votes

Cuando nos enfrentamos a una obra o al diseño de un espacio, el suelo suele ser uno de los aspectos más complejos. Saber qué tipo de pavimento es el más adecuado para según qué superficie, puede ser, sin lugar a dudas, un auténtico quebradero de cabeza. Cuando el suelo que necesitamos es para una superficie o espacio exterior, las dudas pueden ser aún más complejas todavía, ya que un suelo de exterior debe ser mucho más resistente y apto para las inclemencias del tiempo que puedan surgir.

La estética y el gusto personal de cada uno siempre son importantes, pero nunca se deben olvidar otros temas como el presupuesto del que se disponga o la durabilidad que queremos que presenten los materiales. Además, un suelo exterior debe contar siempre con otro tipo de cuestiones relacionadas, o bien con las condiciones atmosféricas o con el uso que se vaya a hacer del espacio, como pueda ser el incluir una piscina para el ocio. Dichos aspectos hacen que sea importante tener en cuenta otros elementos en los que a priori no se piensa para un pavimento de interior, como es que éste sea antideslizante o no. Por eso, a continuación, presentamos una breve lista con algunos de los aspectos más importantes que se deberían contemplar a la hora de instalar un suelo de exterior: 

  • El acabado que elijamos para un suelo de exterior deberá ir en consonancia con el estilo que vaya a tener la zona. Por ejemplo, acabados en piedra o suelos que imiten a la madera para espacios más rurales o superficies de cemento o cerámicas para diseños más modernos y vanguardistas. Antes de decidirse por un acabado u otro, deberá tenerse en cuenta también el clima de la zona y las condiciones previas del suelo, ya que las superficies muy pulidas y brillantes pueden verse deterioradas si se ven sometidas de forma constante a los rayos de sol, o las superficies cerámicas verse pronto perjudicadas si no se instalan sobre una superficie convenientemente lisa, seca y sin grietas.
  • Instalación. En cuanto a la instalación, será muy importante que se tomen correctamente las medidas antes de poner el suelo nuevo elegido, ya que deberá hacerse pieza por pieza y, en consecuencia, deberán tenerse muy claros los metros cuadrados a cubrir. El suelo previo deberá ser sólido, y antes de la instalación deberán tenerse en cuenta aspectos tan importantes como la drenación y la necesidad de sumideros y puntos de evacuación de agua, la posible instalación de duchas, puntos de riego y/o iluminación…todo con el fin de realizar las zanjas necesarias a tiempo o de prever las diferentes zonas de suelo y materiales que deberán instalarse.
  • Prestaciones antideslizantes. Las superficies al aire libre, ya sea en forma de patios, áticos, etc., tienden a mojarse con la lluvia, con la nieve…o a tener zonas de estancamiento de agua como consecuencia del uso de piscinas o jacuzzis y sus rebosamientos de agua. Esto hace que tener un suelo exterior pueda volverse muy peligroso, sobre todo para los más pequeños, al poder ser víctimas de resbalones y caídas aparatosas. Pero esto puede evitarse con la instalación de suelos antideslizantes, aunque deberemos tener en cuenta que este tipo de suelos suelen requerir un mayor porcentaje de mantenimiento por cuestiones de limpieza, con lo que un color oscuro siempre será más acertado que uno claro, así como el que asegurarnos de que admiten productos químicos para su limpieza sin que se vea comprometida la calidad o la estética de los mismos.

 

¿Qué tipo de suelo puedo elegir para una zona de exterior?

Suelos de madera

Los suelos de madera suelen ser la opción preferida de la mayoría, dado que la calidad del material y su prestancia y diseño estético, la convierten en un tipo de pavimento excelente para casi cualquier diseño, de interior y de exterior. Además, la madera posee una de las mejores sensaciones al tacto, por lo que se vuelve ideal para diseños de exterior, muy relacionados con el descanso y las vacaciones. Eso sí, debemos tener en cuenta que se trata de uno de los materiales más delicados para el exterior, por lo que la madera elegida para tal fin deberá ser muy dura y consistente para que pueda soportar las variables climáticas.

Los acabados de la madera para exteriores deben ser si cabe aún más perfectos y pulidos que los de la madera de interior, para evitar accidentes al caminar descalzos. También deberá ser antideslizante, para evitar resbalones y caídas innecesarias. En este sentido, las maderas tropicales son las más aconsejables para instalar en exteriores, puesto que poseen una mayor resistencia y dureza que otras maderas, haciéndola más resistente a la acción del uso y del tiempo. Lo más habitual es que este tipo de suelo, al margen de su estilo, se encuentre en tarimas de un grosor mínimo de 20 mm. Para aquellos que no quieran renunciar a la calidad, a sabiendas de que pueda requerir un mayor nivel de inversión, de cuidados y de tratamientos, la madera sigue siendo una de las opciones por excelencia.

suelos de madera para exterior

Suelos cerámicos

Los suelos cerámicos son muy recurridos, sobre todo por su gran variedad de modelos y por su mayor facilidad de mantenimiento. Además, se trata de suelos muy resistentes, ideales para soportar agua, sol y bajas y altas temperaturas. Su variedad hace posible, también, que puedan elegirse suelos cerámicos que imiten a la madera, sin tener que dedicar tanto tiempo a la conservación el mantenimiento de la madera auténtica.

Los suelos cerámicos pueden ser de tipo porcelanoso, gres o incluso barro, y su versatilidad les hace aptos para todo tipo de elementos que tengan que incluirse en una terraza o superficie de exterior, ya sean unas escaleras o un borde de piscina. Para aquellos que deseen alternativas estéticas alejadas de la madera o que deseen suelos con un fácil nivel de mantenimiento y limpieza, puede ser la mejor opción.

suelos de ceramica para exterior

Suelos sintéticos

Pero existen otras alternativas a la madera que van más allá de la madera auténtica y de las cerámicas que procuran imitarla, que son los llamados composites. Este tipo de materiales suelen realizarse a través de la mezcla de la madera auténtica con el polímero y otros materiales de WPC, lo que vuelve al material mucho más resistente que la madera pura y mucho más duradero. Estas fibras de madera compuestas nacieron, precisamente, con el fin de dar soluciones a la alta demanda de este tipo de suelos en exteriores, aumentando con el componente de base polimérica su durabilidad y resistencia sin tener que renunciar al componente estético.

Por tanto, para aquellos que no quieran renunciar al diseño, a la elegancia y a un estilo sofisticado y tradicional tampoco en una terraza o patio exterior, sin duda el composite se revela como una de las mejores opciones de pavimento a tener en cuenta, ideal también para revestimientos de paredes e incluso vallados.

suelos sinteticos para exterior