Cómo decorar terrazas pequeñas

5 (100%) 1 vote

La terraza es un espacio fantástico y un auténtico privilegio para cualquier casa. Supone un espacio fresco y apartado del hogar al que podemos salir para despejarnos o para realizar cualquier actividad al aire libre que no podríamos hacer de forma normal en el interior de nuestro domicilio.

Es por esto que tener nuestra terraza correctamente acondicionada es un plus para cualquier hogar, y nos dará una gran cantidad de nuevas opciones para nuestro ocio y nuestro bienestar, ya sea de forma individual o acompañados de nuestra familia o amigos.

En una terraza podemos tomar un aperitivo, comer, cenar, practicar yoga, leer tranquilamente al aire libre, cuidar un pequeño huerto y miles de cosas más. Las opciones son infinitas y todas con el mismo propósito, disfrutar de un respiro de lo que a veces puede ser un agobiante interior, y conseguir esa sensación de libertad y aire fresco que de otra manera no tendríamos.

En este caso, vamos a hablar sobre cómo podemos decorar terrazas de pequeño tamaño. Se trata de aprovechar al máximo el espacio y tener a mano todo lo que necesitemos, de forma completamente optimizada para las tareas que queramos realizar.

 

Apostemos por el minimalismo

El truco básico para decorar una terraza pequeña es aprovechar de forma brillante el espacio. Para esta tarea, la decoración minimalista es ideal, puesto que con muebles no demasiado recargados podemos cumplir a la perfección una necesidad determinada, ahorrándonos espacio, que es lo que nos interesa.

Algunas ideas para muebles en clave minimalista que podemos utilizar son sillas plegables, que prácticamente no ocuparán espacio cuando estén dobladas, una mesa redonda y unos cojines con un diseño de buen gusto.

A esta idea de decoración podemos añadirle un par de plantas en macetas redondas no muy espaciosas y ya tendríamos un espacio fantástico para tomar nuestro desayuno al sol o tener una reunión íntima con un par de amigos.

 

Usa colores variados

En cualquier terraza, la elección de colores es fundamental. Que apostemos por los tonos correctos puede determinar si nuestro espacio se queda en algo estrecho o agobiante o por el contrario tengamos una terraza bien luminosa y agradable a la vista.

En la medida de lo posible, para espacios pequeños, deberíamos huir de colores muy oscuros y claustrofóbicos, apostando en cierto modo por colores claros y luminosos, aunque más bien eligiendo tonos suaves.

Las notas de color más variadas podemos ponerlas con bonitos estampados de flores, cojines de variados diseños o un mantel para nuestra mesa redonda, como ya habíamos comentado antes.

Otro toque de color fantástico lo puede aportar la naturaleza que decidamos incorporar a nuestra terraza. Flores de hierbabuena, rosas, amapolas y demás plantas pueden ser una idea fantástica para aportar color de forma natural.

 

Cuida la iluminación

La iluminación es el otro factor fundamental que define la calidad de nuestro espacio. Para cada tarea que queramos desempeñar en nuestra terraza resulta vital tener disponible el nivel de luz adecuado.

Por ejemplo, no es lo mismo la luz que necesitamos para un desayuno por la mañana o una agradable reunión con amigos que la que precisamos para una cena romántica con nuestra pareja o para leer un libro tranquilamente.

Para esto, lo mejor es aprovechar la luz natural del sol para esos momentos más luminosos y tener lámparas de bajo consumo y luz tenue para los momentos más íntimos. Con muy pocos recursos conseguiremos una iluminación perfecta que podremos regular según el momento del día.

Con estos consejos, tu terraza de pequeño tamaño quedará fantástica para que tanto tú como tus seres queridos podáis disfrutar de un espacio íntimo y agradable.