Decoración vintage

Ideas para la decoración vintage

Si sois de los que sienten nostalgia por los elementos decorativos de épocas pasadas, es que os va el estilo vintage.  Esta moda que reivindica muebles, complementos, tejidos, colores y texturas del siglo pasado, no tiene un estilo único. Si no que evoca décadas distintas, desde los años 20 hasta los 70. La decoración vintage puede ser moderna, clásica, chic, industrial e incluso ecléctica, la más difícil de conseguir sin que resulte caótica. Antes de ayudaros a conseguir un aire vintage en vuestro hogar, queremos diferenciar dos conceptos que en el mundo de la decoración se escucha mucho y se tiende a utilizar de forma indistinta. Lo retro y lo vintage. Nada más lejos de la realidad.

Diferencia entre decoración vintage y retro

El estilo vintage

Están formada por muebles originales que se han fabricado antes de los años 80, que han sobrevivido a lo largo de los años y los incorporamos en nuestros hogares. Bien heredados de nuestros padres, abuelos, etc. O bien se pueden comprar en tiendas especializadas. Se pueden restaurar e incluso, modernizar, tenéis muchos ejemplos en lasiguiente página Vintage.

Estilo retro

Son los muebles fabricados actualmente, pero imitando la estética de décadas pasadas. Muestra de ellos son los electrodomésticos que encontramos, de estilo vintage, años 50 o 60, muy de moda hoy en día.

¿Por qué esta fiebre vintage en la decoración de interiores?

No hay una regla uniforme para la decoración vintage en las casas. Porque encontramos objetos, muebles, complementos o adornos vintage de los años 20, 50, 60 o 70. Con texturas, colores, estampados y materiales muy diversos. Quizá sea esa la clave del éxito. ¡La combinación de estilos nos encanta! Y mirar al pasado mucho más.

¿Cómo conseguir un ambiente vintage?

En el mundo del interiorismo encontramos muebles vintage muy versátiles. Fáciles de combinar con el resto de decoración que tengamos en casa. Podemos convertir cualquier rincón en un homenaje a la década de los 60, de los 70 o irnos más atrás en el tiempo. Lo importante es buscar el equilibrio. No abusar de objetos en una misma estancia, sobre todo si tiene pocos metros cuadrados. Aunque no hay reglas decorativas, utiliza el sentido común y no sobrecargues un espacio con muchos muebles de estilo retro.

Si tienes una habitación clásica, añádele una mesa auxiliar, escritorio, sillas o incluso alguna lámina, placas o letreros vintage, aunque no sigan la misma línea, el resultado será interesante. En cambio, si eres más moderno y actual en tu mobiliario, echa mano de algún complemento o accesorio clásico, de principios del siglo XX, como teléfonos, radios, relojes, maletas, espejos o lámparas antiguas que le darán un toque vintage, muy a la moda.

Si quieres decorar baños, cocinas, alguna habitación infantil o el salón, utiliza la técnica del papel decoupage. Hay miles de dibujos y estampados distintos. Puedes colocarlos en una pared o forrar con papel algún mueble auxiliar. ¡quedarán genial!

Consejos para decorar con estilo vintage

Opta por los colores neutros, claros o blancos rotos. Así puedes atreverte con muebles más llamativos: sofás, sillones o sillas de colores vivos que rememoren los años 60 y 70 o el color dorado para lámparas y espejos antiguos. Busca aquellos que tengan una buena imitación de lo vintage. O si quieres ser totalmente original y quieres piezas auténticas, busca y rebusca en mercadillos, ferias o tiendas especializadas. A parte de los muebles, siempre puedes optar por materiales y texturas para darle un aire vintage a tu estancia. Paredes estampadas o tapizados geométricos en sofás y sillas. ¡Verás qué cambio!

No hace falta tener un desván repleto de cosas antiguas y heredadas. Hoy en día es fácil encontrar accesorios y muebles de estilo vintage porque lo retro está tan de moda. Tiendas modernas como Ikea, el Corte Inglés, Conforama, Leroy Merlin, Bauhaus, Maisons du Monde o tiendas on line, ofrecen en sus catálogos un montón de diseños basados en el siglo pasado.