Manual básico de mantenimiento de piscinas resumido

Mantenimiento de piscinas

El mantenimiento de una piscina es fundamental si no queremos encontrarnos un día el agua verde y su baño poco recomendable. Mantener el agua en perfecto estado y cómo limpiar correctamente una piscina es el objetivo de nuestro artículo. Una tarea que te resultará fácil si tienes en cuenta estos consejos. ¿Quieres tener a punto tu piscina? Apunta.

Repaso del equipamiento

Hay que comprobar en qué estado están los elementos que forman parte de nuestra piscina, es decir, la bomba, filtros, válvula o skimmer, cuya función principal es evitar que las hojas o insectos que caigan al agua, vayan a parar al fondo de este filtro, gracias a un cesto donde quedan atrapados.

Limpia suelo y paredes

Aprovecha cuando vacíes la piscina, para darle un buen cepillado a las paredes y al suelo, de paso, elimina la cal incrustada. Utiliza para ello, un desincrustante, abrillantador y un desengrasante.

Cloración de agua

Tanto si has cambiado el agua de la piscina como si no, realiza una cloración. Para la cloración de las piscinas existen esencialmente dos sistemas, la adición directa de cloro o la cloración (o depuración) con sal. 

  • Para la depuración por sal es necesario utilizar un clorador salino que dosifica la sal en las proporciones adecuadas durante el proceso de depuración.
  • Si se opta por la cloración por adición directa, esta consiste en añadir al agua una composición química de cloro que actúa como agente oxidante. En la cloración tradicional hay diferentes fórmulas que contienen este cloro y que de forma habitual se venden en forma de pastillas de cloro, estas son las formas más habituales en las que se vende el cloro para piscinas:
      1. Hipoclorito sódico
      2. Hipoclorito cálcico
      3. Tricloro: Es el que no altera el pH y más eficaz contra la luz solar.

El cloro se echa en el skimmer de la piscina. Recuerda: Utiliza productos químicos adecuados y evitarás la proliferación de bacterias y algas.

Revisa el pH del agua

Haz controles periódicos. El pH te permite medir el grado de acidez, que va en una escala del 0 al 14. Recuerda que los niveles óptimos deben estar entre el 7 y 7,8. Para llegar a estos parámetros tendrás que utilizar un Incrementador o Minorador pH. Sirven para reajustar el equilibrio del agua, permitiendo optimizar el consumo de desinfectante y evitar así problemas en la piel o molestias en los ojos de los bañistas.

Tareas de Mantenimiento de una piscina

Productos de mantenimiento de una piscina

Lo más importante para cuidar una piscina es la desinfección, pero no lo único. Controlar los tratamientos, su dosificación, el volumen del agua, su estado o el mantenimiento de los equipos de una piscina, son otros de los aspectos a tener en cuenta.

Productos antialgas

Sabremos rápidamente si es necesario este producto por el color del agua. Lo primero que hay que hacer es una limpieza de los restos físicos que queden en la piscina, tanto en el agua como los que se han pegado en las paredes. Después echaremos un producto específicamente antialgas (algicida) y un lavado del filtro.

Floculantes

Si el agua está turbia, pero de color blanquecina, entonces el problema es por un exceso de restos físicos que quedan flotando. O también puede ser por un alto contenido en cal cuando se trata de piscinas de agua muy dura. Si se trata del primer caso, hay que echar mano de un floculante. Que consiste en espesar las materias que quedan en la superficie del agua para que se hundan y sean absorbidas por la boquilla del fondo.

Productos antical

Se utilizan especialmente en aquellas piscinas de agua muy dura. Esto quiere decir que hay una alta concentración de partículas disueltas en suspensión; hay un analizador específico para ello. Para que el proceso de desinfección se pueda hacer de forma correcta hay que utilizar productos antical.

Fungicidas

Se utilizan para evitar la aparición de hongos alrededor de la piscina, que puede ser habitual por el calor y la humedad.

Cálculo del Volumen de agua de tu piscina

Antes de utilizar estos productos tienes que saber qué capacidad tiene tu piscina ¿Cómo puedo averiguar la profundidad? Muy fácil. Tienes que sumar la profundidad máxima y la mínima y la divides por 2. Para calcular el volumen total, dependerá de la forma que tenga la piscina para aplicar una fórmula u otra. El resultado será en metros cúbicos. Y cada m3 de una piscina tiene 1.000 litros de agua.

Si la piscina es cuadrada o rectangular

Se multiplica el ancho por el largo y la profundidad. Si tiene forma de L, aplícala como si fueran dos piscinas independientes y luego sumas los dos resultados.

Si la piscina es redonda

Se multiplica el largo por el ancho y por la profundidad. El resultado debe multiplicarse por 0,785 si la piscina es redonda. Si es ovalada, este factor dependerá de la forma de la piscina.

Mantenimiento de la piscina en verano

¿Cada cuánto tiempo hay que utilizar todos estos productos, limpiar o revisar las piezas de una piscina? Pues depende:

Mantenimiento diario

    1. Analiza el pH del agua y añade el producto adecuado para mantener los niveles entre 7,2 y 7,6.
    2. Analiza el nivel de cloro.
    3. Limpia la superficie del agua, retirando hojas, insectos u otros residuos que caigan y queden flotando.

Mantenimiento semanal

    1. Limpia paredes y el fondo de la piscina.
    2. Limpia los skimmers.
    3. Limpia el prefiltro de la depuradora.
    4. Renueva las pastillas de cloro.

Mantenimiento de la piscina durante el invierno

Cuando acaba la temporada de piscina en verano hay que prepararla para el largo invierno. Utilizamos unos productos que se llaman de invernaje, que se añaden a la piscina durante estos meses. Así evitaras cambiar de nuevo el agua cuando llegue el verano. Aprovecha cuando el nivel de agua haya bajado para darle una buena limpieza a lo que quede al descubierto. Dejarás tu piscina a punto para cuando lleguen de nuevo los meses de verano.